Ir a la barra de herramientas

Se aprende más de una recaída que de siete meses en sobriedad. O no.

VIVIRSINBEBER | Atrévete a ser libre. Una vida sin alcohol es posible.

Por cierto, así es como creía mi mente que iba a cambiar mi percepción o ánimo.

¿Se aprende más de una recaída que de siete meses en sobriedad?

Bueno en un principio mi experiencia no la considero una recaída, sino un tropiezo.

Pero obviando esta puntualización, la respuesta es que NO, sin estos siete meses en sobriedad seguramente hubiera sido recaída, y gracias a la experiencia adquirida durante este tiempo se ha quedado en tropiezo o anécdota.

En fín se ha quedado en un único vaso de wozka. No hay mayores daños gracias a estos siete meses, que sin duda, aunque buenos, no son suficientes.

Me sirve de refuerzo, para lo que, aunque lo quiera, no acabo de conseguir, que es la idea de tolerancia ZERO. Que para mí al menos, es todo o nada. Que, o me enfrento del todo a gestionar mi vida sin “ayudas” o no vale la pena enfrentarme a medias.

En fín, … que SI. ¡Que he aprendido!.

He aprendido que sí me caigo ahora me caeré más hondo, lo he visto y desde luego no voy a andar en el límite.

No voy a andar por el borde del precipicio, lo que tengo que perder es mucho. Han sido siete meses de lucha, de alegría, de aprendizaje, de esperanza, de lágrimas, de esfuerzo, de gastar el tiempo de quienes me han apoyado, de recuperar la confianza en mi misma y de que otros vuelvan a confiar en mí.

Inevitablemente si tengo que perder todo esto, para olvidar todo esto, tendría que bajar a un abismo mucho más grande del que estaba antes.

Gracias. Doy las gracias a estos siete meses.

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Y al volver la vista atras, se vé la senda que nunca se ha de volver a pisar”.

Seguiré caminando. Seguiré hacia adelante. Habrá veces que avance más rápido y veces que lo haga más lento, pero siempre adelante.

¡ PARAR ES RETROCEDER !.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Hace dos meses, desde que escribí el texto, donde no quise considerar tomar un vaso de wozka como una recaída, después de dos meses y otros “tropiezos”, reconozco publicamente que sí, que eso formaba parte de lo que se considera el proceso de recaída; aunque no haya vuelto a un uso continuado, si que era parte del proceso. Era volver a los pensamientos obsesivos que ya se suponía que estaban superados, era volver a ponerme en situaciones de riesgo,
    y era sobre todo el cambio de conducta y actitud.
    Un saludo, y por supuesto sigo dando las gracias 🙂