Ana

¡Dos años sin drogas!

Agradecida y afortunada me siento. De muchas cosas, de haber encontrado la manera de cambiar el rumbo de mi vida. Agradecida en primer lugar a mi hija, mi cambio de rumbo definitivo empezó a raíz de que ella se preocupara por mi y decidiera actuar por su cuenta. Ese día 21 del 5, con una llamada de teléfono a la cual contesté enfadada y colgué para seguidamente apagar el móvil, gracias por llamar. Y gracias por el apoyo incondicional en estos dos años. Agradecida también a mi sobrina que estaba presente y por ese motivo yo sentí una vergüenza sin precedente. Agradecida también a mi cuñado y último compañero de “bares”, por no cuestionar nunca mi decisión de no volver a consumir. Agradecida también a mi pareja, por estar ahí… aún en crisis, ahora estamos saliendo adelante. Agradecida a mis compañeros de trabajo, cada uno a su manera han contribuido a que esté aquí. Agradecida a mi hermana, a mis amigas, a mis padres. Agradecida a samudra, Capitán al mando de vivirsinbeber, por haber creado y capitaneado el barco que me ha traído hasta aquí. Por sus consejos, paciencia, por estar. Agradecida también a la tripulación de vsb que he ido conociendo y compartiendo experiencias durante estos dos años. Agradecida de la oportunidad que he tenido, no todo el mundo la tiene…

¡Contenta de estar aquí!