Siempre merece la pena volver a intentarlo | Cuaderno de Bitácora 20JUNIO2022

Parque de la Devesa, Girona – Catalunya

Saludos Tripulación, …

Todos, absolutamente todos los aquí embarcados, muy en el fondo sabemos lo que tenemos que hacer para dejar de beber alcohol. Todos, absolutamente todos los aquí embarcados compartiendo rumbo y destino, muy en el fondo intuimos las carencias que personalmente cada uno de nosotros debemos subsanar para lograr una vida digna y plena sin alcohol.

Y entre todos también estás tú Marinero, tus propias palabras te delatan e indican las zonas de tu estrategia a reforzar para hacer duradero y definitivo tu éxito sobre el alcohol:

«Me falta constancia. Empiezo fuerte y seguro, pero pierdo fuelle ….»

Has experimentado el limitado poder que brinda la Fuerza de Voluntad y si la estrategia está basada únicamente en dicha Fuerza de Voluntad esta condenada al fracaso en pocas semanas. Una vez que la Fuerza de Voluntad se agota la estrategia debe pivotar sobre las nuevas rutinas saludables que hayas ido implementando desde el primer día de sobriedad.

Esto es así por la sutil diferencia que existe entre el poder de la Fuerza de Voluntad que es un ESFUERZO CONSCIENTE (pensada y por tanto finita) y el poder de los HÁBITOS que son una ACCIÓN INCONSCIENTE (automática y por tanto puede resultar infinita).

Concretando, solo si eres capaz de sacar tu mente/ego de la ecuación y por repetición convertir así el proceso de libertad en AUTOMÁTICO podrás vivir una vida digna y plena sin alcohol. Parece difícil pero no es imposible y a la vez parece fácil hacerlo pero no lo es tanto como decirlo. Sea como fuere, SIEMPRE MERECE LA PENA VOLVER A INTENTARLO.

Mi recomendación es que te ocupes de no hacerte demasiado daño mientras no se te presenta una nueva oportunidad para dejar de beber alcohol. Cada nuevo día es una nueva oportunidad. No tengas prisa. Adelante con ilusión marinero.

Y es precisamente por lo que 16 años que han pasado desde mi última borrachera que sigo practicando y reforzando las RUTINAS / HÁBITOS que me han traído hoy hasta aquí en Elegante Sobriedad.

Porque es por repetición que nos convertimos en alcohólicos y será por repetición que dejaremos de serlo. En esto no hay secretos ni fórmulas mágicas: Hay PERSISTENCIA Y MUCHA PACIENCIA.

Mañana voy a CORRER los primeros 10 kms de la Maratón de Bcn como preámbulo de mi anual AYUNO LARGO (2 semanas). He retomado los beneficios de la DUCHA FRÍA incorporando un día más a la semana cada mes (1º mes/1 día semana, 2º mes/2 días semanales, … 7º mes me estaré duchando en agua fría todos los días de la semana). He vuelto a RESPIRAR CONSCIENTEMENTE por unos minutos cada día. Continuo con las iniciativas MINIMALISTAS profundizando en el MENOS ES MÁS, etc.

Les comparto estás pocas acciones que personalmente, entre otras muchas, me han marcado la diferencia y que pueden parecer en si mismas intrascendentes e inútiles pero el verdadero aprendizaje está en la PRÁCTICA DE LA TOMA DE DECISIONES Y SU MANTENIMIENTO EN EL TIEMPO. Mientras practicas tú carácter de Capitán se forja, tu cuerpo evoluciona y tu mente trasciende para ser capaz de sobrevivir con éxito al día a día de la ODISEA DE NÁUFRAGO A NAVEGANTE.

«Todos los marineros quieren ir al cielo pero ninguno está dispuesto a morir»

Proverbio Náutico

Otro y no menos importante ejercicio para sustentar en el tiempo una digna y plena sobriedad es la AUTOCRÍTICA que conecta directamente nuestra relación con el ego. Sentirnos responsables de nuestras decisiones y vernos impelidos a tomar acción al respecto. Personalmente me ha pasado y creo que puedo hablar en nombre de una gran mayoría de personas que en fases iniciales de dejar de beber alcohol, buscamos en el exterior las causas de nuestros comportamientos adictivos y las razones de nuestras propias recaídas. Encontrando todo tipo de excusas que lo justifican todo. Que si el alcohol esta socialmente muy aceptado, que si está por todos lados y fácilmente accesible. Que si todo el mundo bebe alcohol para divertirse, etc.

Perdemos un tiempo valioso rabiando y luchando contra una sociedad que hipócritamente por un lado lo estigmatiza y por otro lado lo alienta. Intereses tanto gubernamentales como empresariales permiten y generan pingües ganancias. Perdemos el tiempo esperando que la sociedad lo rechace por nosotros, que las leyes sean más restrictivas o incluso prohibitivas pues nosotros no hemos sido capaces de dejarlo por el momento, que la industria deje de enriquecerse explotando nuestras debilidades y/o carencias.

Esto aunque se van dando pequeños pasos en construir una sociedad más consciente del peligro del uso y abuso de este tipo de sustancias, de una legislación más estricta y una industria que ofrece alternativas SIN ALCOHOL no nos sirve como garante de lograr y mantener una vidas digna y plena en elegante sobriedad.

Y no nos sirven por la sencilla razón de que las verdaderas causas y razones de nuestro comportamiento adictivo no están fuera de nosotros. El problema esta dentro de nosotros y la solución también. De ahí la necesidad de un período de AUTOCRÍTICA y un proceso de AUTOCONOCIMIENTO para identificar y solventar ésas causas y razones para lograr consolidad una clara y definitiva superación del problema alcohólico. Por mucho que lo deseemos, no nos sirve.

Parece más fácil buscar fuera ya que los culpables aparecen por doquier (amigos que nos incitan, familiares que no creen en nosotros , industria que no quiere perder un cliente, gobernantes que nos prefieren aturdidos, etc.) pero la realidad y la verdad es otra.

Como casi siempre, al final se impone la MIRADA INTERIOR. Si consigues dejar de beber alcohol durante largo tiempo y no has solucionado los problemas internos que lo han provocado tu libertad no está completa y será un vida insoportable de renuncia y resignación siendo cuestión de tiempo una definitiva recaída. En cambio y desde mi experiencia, si solucionas tus problemas internos, sean psicológicos, emocionales o espirituales, tu vida trasciende dichos comportamientos para encarar una nueva vida sin cargas psicológicas, lastres emocionales, equilibrada, plácida y libre.

La mejor manera por no decir la única de cambiar la sociedad, gobiernos e industria es CAMBIAR UNO MISMO. Toma el mando de estas 3 cosas y tu vida comenzará a estar en tus manos: tu determinada decisión, tu reflexivo voto y tu gestión del dinero.

En las últimas semanas y no me cansaré de hacerlo, vengo insistiendo en valorar la importancia del EGO y su gestión en todo el proceso de abandono de comportamientos adictivos y posterior recuperación de una vida digna y plena en libertad.

Dejar de identificarse con el ego me parece el cambio de paradigma necesario para un verdadero cambio de uno mismo. Como sabemos el ego es la opción mental representativa de cada uno de nosotros que nos hace JUZGAR, COMPETIR y CREAR ENEMIGOS provocando desgracia y pérdida en nuestras vidas.

La mejor manera de gestionar el ego es darse cuenta cuándo aparece, cómo lo hace, qué tipo de máscara o subterfugio mental usa y no identificarse con él, no actuar en caliente dando un paso al lado para coger perspectiva y responder con agradecimiento y humildad. Cosas todas ellas que van en la dirección contraria y que son la antítesis al ego: NO ACTUAR, CEDER y AGRADECER.

Cuanto más acotemos y observemos al ego más debilitamos sus consecuencias y su influencia. Hay un poema del autor libanes Khalil Gibran que lo expresa con un metáfora de suma belleza y claridad:

El río y el océano

Dicen que antes de entrar en el mar
El río tiembla de miedo.
Mirando hacia atrás
todo el camino que ha recorrido,
las cumbres, las montañas,
el largo y sinuoso camino
se ha abierto a través de selvas y pueblos.

Y ve ante él un océano tan grande
que para entrar en ella sólo puede
desaparecer para siempre.
Pero no hay otra manera.

El río no puede volver atrás.
Nadie puede volver atrás.
Volver atrás es imposible en la existencia.
El río debe aceptar su naturaleza y entrar en el océano.
Sólo entrando en el océano disminuirá el miedo,
porque sólo entonces el río sabrá
que no se trata de desaparecer en el océano
sino de convertirse en océano.

Por Khalil Gibran

Y así como el río del poema no puede seguir siendo siempre un río, la personalidad alcohólica una vez superada la adicción no puede seguir siendo siempre una personalidad EXALCOHÓLICA.

Y así como el río que al abandonarse y diluirse en el océano trasciende en él, el ego debe ser abandonado o diluido para trascender finalmente dicha personalidad alcohólica.

Que así sea. Salud & Sobriedad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: